Categorías

15:17 TREN A PARÍS crítica: El francohostiador

Clint Eastwood vuelve a dar jabón a los héroes anónimos americanos en 15:17 tren a París

RAY ZETA

Estoy dispuesto a darle una oportunidad más a Clint Eastwood, pero será la última. Su próxima película se titulará The Mule y en ella volverá a estar tanto detrás como delante de la cámara como no hacía desde Gran Torino, para contar la historia real de un veterano de la Segunda Guerra Mundial, que entre sus 80 y 90 años de edad ejerció de mula para el Chapo Guzmán pasando coca a los Estados Unidos. Por su argumento y porque en ella volverá a dirigir y a actuar a la vez, será la última oportunidad que le voy a dar a Clint Eastwood como muestra de respeto por el alto concepto en el que le tengo como cineasta, y por haber sido uno de mis actores y directores puntales desde que tengo uso de razón.

Porque primero como actor y luego como director, Clint Eastwood ha sido uno de los grandes exponentes del cine venusvillero, tanto por sus personajes en westerns, cine bélico y cine policiaco, como por sus trabajos de dirección en los mismos géneros. Hasta hace diez años al menos, que su despedida como director y actor al mismo tiempo con Gran Torino, significó también su despedida como cineasta venusvillero, pasándose al drama soso, aburrido y coñazo, con títulos como Invictus, Más allá de la vida, J. Edgard, Jersey Boys, El francotirador y Sully, que por mucho que intente disfrazar de cine deportivo, político, musical o bélico, son eso, dramas sosos, aburridos y coñazos.

 

15:17 tren a París

"La damos de hostias al terrorista, y nos forramos en 'Sálvame', ya verás"

 

Y con 15:17 tren a París sigue esta línea, y más aún la línea pro-americana, patriótica y pelota de Sully y de El francotirador, recreando la historia real de cómo tres jóvenes norteamericanos que viajaban por Europa, dos de ellos soldados, evitaron en 2015 un atentado yihadista en el tren que les llevaba de Amsterdam a París, al reducir al terrorista que iba a acribillar a los pasajeros indistintamente con un fusil de asalto y una mochila llena de cargadores. Aunque el deseo de Clint Eastwood por heroizar la acción de estos tres jóvenes, le lleven a contar el suceso como le interesa, obviando por ejemplo la trascendental ayuda que tuvieron de otros dos pasajeros, que aquí ni siquiera salen por no ser habitantes del país del tío Sam.

"Repito para que quede bien clarito: 15:17 tren a París es la peor película de Clint Eastwood en su carrera de director"

Y no sólo eso. En su afán por llevar la heroicidad patriótica norteamericana a lo más alto de los altares, Eastwood ha puesto de actores protagonistas a los tres héroes reales para que se autointerpreten, igualito como el Torete se autointerpretaba en las pelis de Perros callejeros. Tres jóvenes que al no ser actores profesionales (ni siquiera actores), hacen lo que pueden, aunque algunos más que otros (por orden de mejor a peor: el negrito, el prota y el otro). Licencias que perdonaríamos si la peli tuviera ritmo, acción y estuviera bien contada, pero no señores, esto no es así porque 15: 17 tren a París es la peor película de Clint Eastwood como director.

 

15:17 tren a París

"Mierda, nosotros con quien queríamos la foto era con Clint Eastwood"

 

Repito para que quede bien clarito: 15:17 tren a París es la peor película de Clint Eastwood en su carrera de director. Aburrida, intrascendente y sin interés. Y la explicación es muy simple: el suceso del terrorista en el tren apenas dura diez minutos, y por eso los 80 minutos restantes de metraje son pura paja (y aún así es la película más corta de todas las que ha dirigido Eastwood hasta la fecha, contando 90 minutos). ¿Recuerdan la escena de Los Goonies en la que los Fratelli interrogan a Gordi? "Cuéntanoslo todo", le dicen. Y Gordi, asustado, se lo cuenta todo... ¡desde 3º de E.G.B.!

Pues en 15:17 tren a París, Clint Eastwood hace exactamente lo mismo. Para contarnos es suceso terrorista del tren, nos cuenta la historia de los personajes desde que son unos niñatos que se conocen en el colegio, y no suficiente con eso, nos enseña su soporífero viaje europeo por Roma, Venecia, Berlín y Amsterdam, hasta llegar por fin al intento de atentado terrorista. Un suceso, repito, que se lo pule en diez minutos y en el que básicamente consiste en los tres jóvenes pegándole una somanta de palos al terrorista. ¿Y para eso toda una peli? Para eso y para colar las imágenes reales de archivo en que son decorados con la medalla al valor por François Hollande, y recibidos como héroes a su llegada a Estados Unidos... Lo dicho, Clint, una oportunidad más y basta.

 

 INFORME VENUSVILLE

Venusentencia: Condenada a alforfones

INF VNV 1

Recomendada por Kuato a: quien no haya visto ni Asesinato en el Orient Express ni El pasajero, y se haya quedado con el mono de ver una peli de trenes.

No recomendada por Kuato a: quien recuerde con lágrimas en los ojos al Clint Eastwood director de El sargento de hierro, Sin Perdón y Cowboys del espacio.

Ego-Tour de luxe por: las camisetas del Barça y del Bayern de Munich que llevan los personajes para hacer turismo por Europa. El gesto más humano de la peli.

Atmósfera turbínea por: teniendo en cuenta que la peli dura 90 minutos, los primeros 80 minutos. Bueno, qué coño, y los 10 últimos también.

 

15:17 TREN A PARÍS. "The 15:17 to Paris" (2018). Director: Clint Eastwood. Guión: Dorothy Blyskal. Reparto: Judy Greer, Jenna Fischer, Tony Hale, Jaleel White y Thomas Lennon. Estreno en Venusville: 09/02/2018.

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies