Categorías

ATÓMICA crítica: Una rubia muy poco legal

Charlize Theron es una espía de la Guerra Fría que reparte más hostias que el Papa en Atómica

RAY ZETA

Hay dos clases de espías cinematográficos: primero están los ratones de biblioteca tranquilitos que visten gabardina y sombrero de ala ancha, leen el periódico en recepciones de hotel, les echan migas a las palomas del parque, y pasan más inadvertidos que Wally en el Vicente Calderón, como Michael Caine en las pelis de Harry Palmer, El topo o El puente de las espías. Y luego están los gallos de gallinero que visten ceñidos trajes de misión negros marca-paquetes, corren, saltan y ejecutan piruetas mortales por tierra, mar y aire, y destrozan más mobiliario urbano que John McClane celebrando su despedida de soltero, como James Bond, Ethan Hunt, Jason Bourne y xXx.

Atómica estaría justo en el medio porque tiene rasgos de ambos bandos. Por descripción debería pertenecer al primero, ya que es una espía del MI6 que opera en Berlín Oriental a finales de la Guerra Fría (justo en plena caída del muro), con no más armas que su Walther PPK y sus zapatos de tacón (aquí no hay gadgets incorporados en coches que lanzan misiles, máscaras de látex que simulan cualquier rostro, o bombas de megatrones que hay que desactivar en el último segundo), pero por estilo está claramente en el segundo bando, ya que reparte unas hostias como panes que dejan pequeñas a las de toda la filmografía de Bud Spencer.

 

Atómica

"Tu misión consiste en conseguir que se ruede Mad Max 2 durante el 2018"

 

Y si están pensando en Salt por tener también a una mujer espía de protagonista, olvídense, ya que Atómica le da tres mil vueltas a Salt del derecho y del revés, tanto en resultado como en los personajes protas interpretados por Charlize Theron y Angelina Jolie, que podrá ser todo lo buena actriz que quieran, pero que a diferencia de la Theron, la mayoría de sus vehículos de acción, como los Tomb Raider, Señor y Señora Smith, The Tourist, o la citada Salt, dejan mucho que desear. Charlize Theron en cambio, con Mad Max: Furia en la carretera, Fast & Furious 8 y esta Atómica, está en estado de gracia y lleva una racha que ya la quisiera pillar Tom Cruise.

"Charlize Theron reparte en Atómica unas hostias como panes que dejan pequeñas a las de toda la filmografía de Bud Spencer"

O sea que Atómica es una historia de espías clásicos (británicos y rusos haciéndose la pascua en Berlín), pero contada a ritmo frenético, con un montaje trepidante, un guión repleto de giros argumentales, unas secuencias de acción de montaña rusa, y unos personajes carismáticos a más no poder: Toby Jones a lo George Smiley de John le Carré, John Goodman a lo Saul de Homeland (Mandy Patinkin), Sofia Boutella como una francesita pavita, y James McAvoy como el espía más indisciplinado a este lado del Pecos berlinés, amén de expeditivo (vean cómo cruza el muro a bombazo limpio con la misma facilidad con la que Mortadelo entra en una entrada secreta imposible).

 

Atómica

"Pues mi misión es que X-Men: Dark Phoenix no salga tan mala como X-Men: Apocalypse"

 

Y por encima de todos ellos Charlize Theron, claro, quien tal como apuntaba está en estado de gracia. Si el personaje de Imperator Furiosa de Mad Max ya es un personaje difícil de interpretar convincentemente, con Atómica riza aún más el rizo por deber convencernos de que es capaz de tumbar ella solita a puño descubierto a todo un ejército de gorilas rusos bestiajos con pinta de boxeadores, con la misma facilidad que Dwayne Johnson tumba a todo un equipo de football americano al principio de El tesoro del Amazonas. No en vano, Atómica tiene las mejores peleas, exageradas y reales a partes iguales, desde las pelis de Steven Seagal (es broma… ¿o no?).

Un bomboncito de personaje que le sirve a Theron para desplegar tanto sus dotes físicas como sus artes interpretativas de femme fatale, llevando por la calle de la amargura a Toby Jones y John Goodman en un interrogatorio que nos va contando la peli a base de flashbaks, en el que sólo tiene que envidiarle al de Instinto básico el mítico cruce de piernas de Sharon Stone. Aquí Charlize Theron no cruza las piernas, pero muestra su sinuosa anatomía en más de una ocasión y se permite una escena lésbica con Sofia Boutella, aunque se revele como una escena lésbica tan falsa como las que protagonizaron hace veinte años Jennifer Tilly y Gina Gershon en Lazos ardientes. Como la de Cisne negro con Natalie Portman y Mila Kunis, ninguna.

 

INFORME VENUSVILLE

Venusentencia:  Copas de yate

INF VNV 4

Recomendada por Kuato a: quien esté esperando el spinoff de Mad Max con Charlize Theron como Imperator Furiosa de protagonista. Atómica servirá para paliar la espera.

No recomendada por Kuato a: quien ya no se crea a Jason Statham, Vin Diesel o Dwayne Johnson, tumbando él solito a hostias a medio equipo de Los Angeles Rams. Charlize Theron tumba al equipo completo.

Ego-Tour de luxe por: las peleas. Sólo de verlas he acabado con el cuerpo tan magullado como el de Charlize Theron.

Atmósfera turbínea por: la mojigata escena lésbica entre Charlize Theron y Sofia Boutella. Parece mentira que a estas alturas aún haya productores que crean que estos reclamos funcionan (¿¡cuándo sale la peli en DVD, que corro a comprármela!?).

 

■ ATÓMICA. "Atomic Blonde" (2017). Dirección: David Leitch. Guión: Kurt Johnstad. Reparto: Charlize Theron, James McAvoy, Sofia Boutella, John Goodman, Toby Jones y Eddie Marsan. Estreno en Venusville: 04/07/2017.

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies