Categorías

COMO PERROS SALVAJES crítica: Nico y Willemilio, chapuzas criminales a domicilio

Cage y Dafoe son en Como perros salvajes unos criminales más chapuceros que Pepe Gotera

RAY ZETA

Hay películas buenas y películas divertidas, o sea películas que son malas pero que tienen suficientes elementos atractivos como para divertirnos, y ese es el caso de Como perros salvajes, aunque con una salvedad: el divertimento se concentra sólo en su primera mitad, lo que la convierte en su perjuicio en una peli divertida sólo a medias. Porque lo divertido de Como perros salvajes es su propuesta, ver a Nicolas Cage y a Willem Dafoe como unos criminales de medio pelo pasados de vueltas (sobre todo Willem Dafoe), tan chapuceros en el mundo del crimen como Pepe Gotera y Otilio en el mundo de la construcción. Dos actores que si ya de por sí parecen haber caído en una marmita de anfetaminas, imaginen si se les permite tener buffet libre pagado de ellas.

Ya la primera secuencia, presentación y lucimiento del personaje de Willem Dafoe, es toda una declaración de principios que nos pega el culo a la butaca más que si estuviera untada con super glue. El delincuente más chungo que ha parido madre, el más drogata y el más requetepasado de vueltas, en un saloncito pintadito de rosa psicodélico, con un final de secuencia que ni en una peli dirigida por Quentin Tarantino cargado de cafés. Nicolas Cage por su parte, interpreta a un gangster con más modales pero hortera a más no poder, que se pasa la peli imitando a Humhprey Bogart, ahí es ná. A Christopher Matthew Cook, el tercer componente de la banda, le ignoro por mostrarse tan invisible como la chica ídem.

 

"Pues si aquí les parezco hortera, recuérdenme en Ghost Rider"

 

O sea que ya pueden ir haciéndose una idea de por dónde van los tiros (nunca mejor dicho) en Como perros salvajes. Mientras vamos viendo a la banda realizar trabajitos de poca monta para gangsters de medio pelo, celebrar sus triunfos en locales de striptease a base de alcohol, coca y putas, y mantener diálogos dignos del mejor programa de Eduard Punset, con los actores interpretando a sus personajes sin pedal de freno, el divertimento está garantizado. Pero ay, que a mitad de metraje sucede un giro argumental que envía al traste todo lo conseguido hasta el momento. Un trabajito sale mal, igual que sucedía en Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto, y a partir de ahí la peli entra en decadencia dando tumbos sin rumbo y sin saber qué hacer ni adónde ir. Fin de la diversión.

"Lo divertido de Como perros salvajes es su propuesta, ver a Nicolas Cage y a Willem Dafoe como unos criminales de medio pelo pasados de vueltas"

A Paul Schrader se le conoce más por sus guiones que por sus películas como director. Por mucho que haya tenido éxitos comerciales como American Gigolo y de crítica como Aflicción, siempre se le ligará a las obras maestras que escribió para Martin Scorsese como Taxi Driver, Toro salvaje o La última tentación de Cristo, y siempre se le considerará más guionista que director, por eso sorprende que se haya decidido a dirigir un guión no propio tan endeble como el de Como perros salvajes. La sensación que transmite la película a partir del giro argumental citado es que los actores improvisan sus escenas sin guión y sin saber hacia dónde dirigir la acción.

 

Como perros salvajes: thriller

"Si alguien te pregunta, di que estamos en Corazón salvaje 2"

 

Como una reunión de amigotes que se reúnen el fin de semana para rodar un corto mientras echan unas risas y se toman unas cervecitas. ¡Pero si hasta el mismo Schrader interpreta al gangster que les pasa los trabajos! Sólo así se explicarían finales de subtrama tan incoherentes como el del personaje de Willem Dafoe, reacciones tan poco lógicas como la de Christopher Matthew Cook (¿en vez de salir por patas vas al súper a hacer la compra?), y episodios tan impersonales como la huída de Nicolas Cage. Tan diferenciadas son las dos mitades de Como perros salvajes, que se diría que estamos ante dos películas diferentes.

No en vano Paul Schrader es amigo personal de Nicolas Cage y Willem Dafoe, y el hecho de haber decidido realizar Como perros salvajes obedece más a la posibilidad de trabajar con ambos, que a un proyecto personal del guionista y director. Esperemos que el drama que está dirigiendo actualmente con Ethan Hawke según guión propio tenga más chicha, aunque dudamos que tenga momentos tan memorables como tiene Como perros salvajes. Si Nicolas Cage y Willem Dafoe realizaran un spinoff con sus personajes, podríamos estar ante la película más psicodélica desde Corazón salvaje. De hecho ambos son Sailor y Bobby Peru reencontrándose más de quince años después...

 

INFORME VENUSVILLE

Venusentencia:  Congelada en carbonita

INF VNV 2

Recomendada por Kuato a: fans de las versiones más revolucionadas de Willem Dafoe y Nicolas Cage (sobre todo de Willem Dafoe). Como criminales no les contrataríamos por ser demasiado chapuzas, pero como organizadores de fiestas, sin dudarlo.

No recomendada por Kuato a: quien prefiera la contenida interpretación de Anthony Hopkins en Lo que queda del día.

Ego-Tour de luxe por: la secuencia inicial de presentación de Willem Dafoe. El mejor corto del año.

Atmósfera turbínea por: que en Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto supieron cómo continuar la peli a partir del golpe que sale mal. En Como perros salvajes no han sabido.

 

COMO PERROS SALVAJES. Estreno en Venusville: 27/01/2017

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR