Categorías

EL OTRO GUARDAESPALDAS crítica: El guardaculos

Ryan Reynolds y Samuel L. Jackson cantan “I will always love you” en El otro guardaespaldas

EL HOMBRE DE BOSTON

Ya vemos que la suerte de Ryan Reynolds ha cambiado gracias a Deadpool. El actor canadiense ha pasado de ser veneno para la taquilla desde su ridículo fiasco con Green Lantern, con merecidos fracasos como R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal, The Voices y Eternal, a jugar en las ligas mayores con éxitos como Life (Vida). Con El otro guardaespaldas sigue su buena racha (esperemos que no se detenga con Deadpool 2) y nos presenta una comedia de acción que no inventa la sopa de ajo, pero que gracias a su buen ritmo, su divertida acción, y la buena química mostrada con Samuel L. Jackson, merece un visionado veraniego con el que resguardarse del sol manteniéndose fresquito durante las dos horas que dura.

Olviden los fraudulentos posters promocionales paródicos de El guardaespaldas porque El otro guardaespaldas está en la línea de Ruta suicida y Huída a medianoche. Ryan Reynolds es un guardaespaldas, sí, pero ha entregar un testigo crucial para un juicio, debiendo hacer frente a tres problemas. Primer problema, debe ir de Manchester a La Haya recorriendo los más de 800 kilómetros que separan ambas ciudades. Segundo problema: el testigo es un asesino a sueldo con el que tiene más de una cuenta pendiente. Y tercer problema: el acusado en el juicio es un dictador bielorruso muy, pero que muy malo, que ordenará a sus matones que hagan lo necesario para evitar que el testigo testifique.

 

El otro guardaespaldas

“Si quieres que sea Kevin Costner tendrás que cantarme “I will always love you” al oído”

 

Simple premisa que funciona la mar de bien gracias al buen hacer del director Patrick Hughes, que ya dio muestra de su buen oficio para la acción en Red Hill y Los mercenarios 3, sin olvidar el guión de Tom O’Connor. Pues a pesar de la poca originalidad del argumento, el guión contiene detalles que aportan aire fresco a la historia, como que el personaje de guardaespaldas de Ryan Reynolds no sea el Don Perfecto que cuando sonríe le brilla el diente como Kevin Costner en El guardaespaldas, Clint Eastwood en En la línea de fuego o Gerard Butler en Objetivo: La Casa Blanca, sino un patético fracasado que vive sus momentos más bajos.

“Olviden los fraudulentos posters promocionales paródicos de El guardaespaldas porque El otro guardaespaldas está en la línea de Ruta suicida y Huída a medianoche

De ahí su toque de comedia, potenciado con su relación con Samuel L. Jackson, convirtiendo El otro guardaespaldas en una buddy movie (guardaespaldas metódico soso VS. sicario anárquico cachondo) que en ciertos momentos recuerda Límite 48: Horas. Samuel L. Jackson se muestra más parlanchín que nunca como en los mejores tiempos de Eddie Murphy, y se divierte de lo lindo añadiendo la palabra “mother fucker” a cada una de sus frases, mientras se zampa a Ryan Reynolds con patatas (Reynolds nunca ha sido ni especialmente buen actor ni especialmente simpático, por eso el personaje de Deadpool, saliendo media película enmascarado y la otra media desfigurado, le va como anillo al dedo para disimular sus carencias).

 

El otro guardaespaldas

“Suerte que aún recuerdo mi acento ruso de Air Force One (El avión del presidente)

 

Un tiempo límite para entregar al testigo, matones rusos pisándoles los talones para matarles ayudados por agentes corruptos de la Interpol, y como no podía ser de otra manera en una buddy movie, los dos protas evolucionando en su relación a medida que se acercan a su destino… ¡snif! Mientras, al otro lado de la ley, Gary Oldman interpreta al dictador bielorruso rememorando el acento que usó en Air Force One (El avión del presidente), y miren por dónde, mucho más comedido y menos sobreactuado de lo que estuvo aquella vez. Suerte de las apariciones de una impagable Salma Hayek como temperamental latina puro genio para animar la función…

Pero nada de todo esto funcionaría en El otro guardaespaldas si no fuera por sus grandes dosis de acción bien filmada y bien colocada. Acción de la buena sin complejos sin escatimar tiros, mamporros y persecuciones automovilísticas, y sin escatimar tampoco en muertos, qué coño, que esto no es El Equipo A. Ryan Reynolds y Samuel L. Jackson codo con codo contra los matones rusos de Gary Oldman, en unos tour de force accioneros que ya los quisiera Liam Neeson para su trilogía Venganza. Sobre todo en el tramo final de la peli, más alargado que una saga de cine fantástico para adolescentes. Bueno, ¿y qué?, el final de El retorno del rey también lo estaba y bien que lo perdonamos.

 

INFORME VENUSVILLE

Venusentencia: Copas de yate

INF VNV 4

Recomendada por Kuato a: quien quisiera haber visto a Kevin Costner en El guardaespaldas meando en una botella.

No recomendada por Kuato a: quien como guardaespaldas prefiera ver a Gerard Butler luciendo tipo y chapa en la saga Objetivo.

Ego-Tour de luxe por: lo fácil que es pasar de Inglaterra a Holanda siendo el hombre más buscado de Europa. Ni aduanas, ni pasaportes, ni nada de nada.

Atmósfera turbínea por: que Ryan Reynolds no salga enmascarado ni una sola vez. Bueno, en ocasiones va con casco de motorista. Algo es algo…

 

EL OTRO GUARDAESPALDAS. "The Hitman's Bodyguard" (2017). Dirección: Patrick Hughes. Guión: Tom O'Connor. Reparto: Ryan Reynolds, Samuel L. Jackson, Gary Oldman, Salma Hayek, Elodie Yung, Joaquim De Almeida, Kirsty Mitchell y Richard E. Grant. Estreno en Venusville: 25/08/2017.

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies