Categorías

FAST & FURIOUS artículo: De 0 a 100 en siete películas

Momento para frenar y ver cómo la saga Fast & Furious ha llegado de 0 a 100 en siete películas

RAY ZETA

Poco nos imaginamos hace ahora algo menos de quince años, cuando al final de A todo gas Paul Walker deja escapar a Vin Diesel con la frase “Aún te debo un coche de de diez segundos”, que The Fast & the Furious se convertiría en una franquicia de lo más puntera en el cine de acción del futuro. Quince años de acción motorizada que ha ido in crescendo a lo largo de siete títulos, creciendo en producción, reparto, espectacularidad y éxito, reflejado en taquillazos hasta convertirse en una franquicia de referencia en el género de la acción. Y eso no es moco de pavo, por eso su evolución es digna de estudio, y más ahora que con la trágica muerte de Paul Walker se cierra un capítulo, y tras los siete episodios existentes se inicia una nueva era para la saga que, paradójicamente, está más viva que nunca.

Y eso que en sus inicios siguió una trayectoria de lo más irregular. El primer episodio, dirigido por Rob Cohen en 2001 con el título A todo gas, fue una producción de serie B protagonizada por actores emergentes como Vin Diesel y Paul Walker, que no dejaba de ser un remake encubierto de Le llaman Bodi, substituyendo los deportes de riesgo por el automovilismo. Un joven poli se infiltra en una banda de ladrones que roba camiones y descubre que son unos locos del volante que delinquen para financiar las carreras ilegales en las que compiten. Un poli buen chico interpretado por Paul Walker, y un delincuente con un marcado código de lealtad interpretado por Vin Diesel, un tándem que cuajó en el público, aunque no volvieran a coincidir hasta el cuarto episodio.

 

Rápidos, furiosos, y más cholos que los de Gandia Shore

 

Porque para la secuela rodada por John Singleton dos años más tarde con el título 2 Fast 2 Furious, Vin Diesel se negó a intervenir dejando a Paul Walker solito al volante. Y eso que era una secuela con mayor presupuesto que hizo entrar de lleno a la saga en la serie A, con incorporaciones de actores que se harían fijos como Tyrese Gibson y Ludacris, y entradas puntuales como la de Eva Mendes. Y encima impondría lo que sería el estilo marca de la casa definitivo: el ambiente de las carreras ilegales de coches tuneados conducidos por chulazos horteras mientras latinas buenorras en bikini mueven sensualmente el culo a ritmo de reggaetón. Desconozco cuánto hay de real en este retrato, pero donde estén estos deportivos molones y estas tías aún más molonas, que se quiten los botellones.

Pero sorprendentemente, a pesar del éxito obtenido en taquilla con la secuela, el tercer episodio perdió también a Paul Walker, y en un cambio de productores algún lumbreras tuvo la brillante idea de rodarla en Tokio con actores anodinos para abaratar costes (Lucas Black es su protagonista, con esto pueden hacerse una idea). A todo gas: Tokyo Race (2006): ¿el resultado? Un subproducto Z destinado a las polvorientas estanterías de videoclubs de barrio que dan como resultado un título para olvidar que es el punto negro de la saga, aunque aportara algo crucial que sería determinante en el buen devenir de la franquicia: el fichaje del dúo dinámico Chris Morgan como guionista y Justin Lin como director, alma matters de lo que será la saga en los episodios siguientes.

 

Vin Diesel y Paul Walker, los Bud Spencer y Terence Hill del automovilismo

 

Lo que propició que en un giro del destino digno del mejor guionista celestial, Vin Diesel irrumpiera de nuevo en escena, pero esta vez como productor, y se echara la saga a la espalda con el objetivo de convertirla en una franquicia grande. Lo primero que hizo fue escribir y dirigir un cortometraje puente al cuarto episodio, tituladoLos bandoleros, describiendo que había estado haciendo Dom Toretto desde que al final de A todo gas fuera declarado proscrito: darse la vida padre en la República Dominicana mientras va realizando “trabajitos” para la población local. Un corto mal dirigido con avaricia, y encima con ínfulas de semidocumental de denuncia social, pero que nos brinda la recuperación de Michelle Rodriguez de la 1 y Sung Kang de la 3, y nos presenta a Tego y Omar, la pareja de latinos loquitas que integrarán la banda en los episodios venideros.

Fue así que Vin Diesel convenció a Paul Walker para que volviera, y en Fast & Furious: Aún más rápido(2009) el tándem Dom Toretto-Brian O'Conner que tan buen recuerdo había dejado ocho años antes, volvió a la carretera, y lo hizo con aires renovados. Las carreras de coches ilegales quedan atrás abriendo el guión a nuevos horizontes en el género de la acción, y los protagonistas ponen sus dotes de conducción al servicio de la misión que toca, en este caso detener a un narcotraficante. Tan bien sale el invento, que en las próximas entregas la otrora banda de ladrones se reciclará en equipo de misiones especiales, y será contratado para realizar todo tipo de empresas, ya sea desvalijar a un gánster en Río (la 5), dar caza a un terrorista internacional (la 6), o liberar un hacker secuestrado por otro terrorista (la 7).

"Quince años de acción motorizada que ha ido in crescendo a lo largo de siete títulos, creciendo en producción, reparto, espectacularidad y éxito"

¿Recuerdan la última temporada de El Equipo A cuando el gobierno les contrata extraoficialmente para realizar una serie de misiones imposibles a cambio del perdón? Puesto esto es casi lo mismo. Y como la consigna es hacerlo todo a lo grande y por la puerta grande, el personaje que les propone las misiones a partir de Fast & Furious 5 (2011) es un militar interpretado por Dwayne Johnson. Nuestros conductores favoritos se reciclan así en agentes secretos sin tener nada que envidiar a James Bond o a Ethan Hunt. Misiones dignas de un equipo especial como la banda de Vin Diesel y Paul Walker, apoyada por el grueso de los personajes que han salido en las películas anteriores (Michelle Rodriguez, Tyrese Gibson, Ludacris, Sung Kang, Gal Gadot, Jordana Brewster, y Tego y Don) hasta conformar un grupo fijo.

Y lo hace sin reparar en gastos de producción y aderezándolo todo con un presupuesto que crece a cada episodio como crece también la recaudación en taquilla, que permite contratar actores de primera línea para roles secundarios como Luke Evans en Fast & Furious 6 (2013), y Jason Statham y Kurt Rusell en Fast & Furious 7 (2015) (también sale Elsa Pataky en la 6 y en la 7, pero no pertenece a la categoría de actores de la que estamos hablando). Así como permite rodar también en países cada vez más exóticos. En los últimos episodios se ha abandonado Los Angeles en favor de Río de Janeiro (la 5), Londres (la 6), y Azerbaiyán y Abu Dabi (la 7). Ríanse ustedes de las sagas James Bond y Misión Imposible, pues, que Fast & Furious les va a la zaga.

 

Famila Toretto-O'Conner y señoras

 

Además claro, de las espectaculares secuencias motorizadas de acción, que es lo que conforma, en definitiva, la marca de la casa. Robos de camiones en marcha, robos de trenes en marcha, ataques a convoys, enfrentamientos hasta con un tanque (sí, un tanque, esa es la 6), saltos al vacío desde un avión (con el coche, claro está, que esto es Fast & Furious), saltos entre rascacielos, más interminables persecuciones entre explosiones, tiros y más explosiones. Trepidantes secuencias no aptas para cardíacos que dejan a la altura de Los Autos Locos todo lo visto anteriormente en títulos de temática similar como Speed Racer, Death Race oNeed for Speed (y no digamos ya la española Combustión). Si ustedes buscan emoción motorizada vayan a lo auténtico, y eso no es otra cosa que Fast & Furious.

Hasta que con Fast & Furious 7 llegamos al final de una etapa. Por la substitución de Justin Lin por James Wan, apenas notable (Lin se quejó de que no aguantaba el frenético ritmo de producción), y por la trágica muerte de Paul Walker sobrevenida antes de finalizar el rodaje, resuelta en pantalla con dobles de cuerpo y planos descartados de películas anteriores. Vin Diesel ya ha anunciado que la franquicia sigue adelante de momento con dos episodios más, así que Walker dejará un vacío imposible de llenar. Por mucho que Vin Diesel sea el personaje más carismático de los dos, Walker era el 50 % de la saga, así que no será fácil acostumbrarse a ver un Fast & Furious sin él. Igual que en 2 Fast 2 Furious se echaba de menos a Vin Diesel por mucho que Tyrese Gibson intentara substituirle.

 

"No hace falta que te diga quién es el gordo y quién el flaco, ¿verdad?"

 

Porque Paul Walker y Vin Diesel son ya una pareja cinematográfica como el Gordo y el Flaco o Bud Spencer y Terence Hill. El rubito angelical y el cabeza bolo bestiajo se complementan y se hacen mejores cuando están el uno al lado del otro. Ninguno de los dos es un actor excepcional, pero mejoran cuando están juntos, igual que conducen mejor también cuando lo hacen compartiendo carretera. Por eso habrá que ver cómo funciona a partir de ahora la franquicia conduciendo Vin Diesel en solitario. ¿Verdad que cuando a un piloto profesional le falta el co-piloto se desorienta? Pues eso podría podría pasarle a Vin Diesel. Es de esperar que los personajes secundarios cobren más protagonismo, incluso no se descarta algún nuevo fichaje en el equipo, pero repito: no será lo mismo.

Así, tras casi quince años y siete películas, la saga Fast & Furious deja un legado difícil de igualar. Siete películas de un nivel y una calidad altísima que han acabado por erigirse en la saga de referencia del género de la acción motorizada. En mi opinión, el ránking queda de la siguiente manera en orden decreciente; Fast & Furious 5, Fast & Furious 7, Fast & Furious: Aún más rápido, A todo gas, 2 Fast 2 Furious, Fast & Furious 6 y A todo gas: Tokyo Race. Es de esperar que este séptimo episodio sea también un mega-éxito en taquilla como los anteriores (a las ganas de verlo hay que sumarle el morbo que rodea la muerte de Paul Walker), por eso parece tener por el momento el futuro asegurado. Pues nada, a pisar a fondo, a seguir quemando el asfalto y, como reza el lema de la banda de Dom Toretto, a conducir o a morir.

 

El equipo de Fast & Furious se encamina hacia nuevas misiones rápidas y furiosas

 

FAST & FURIOUS

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR