Categorías

SITGES 2015 días 8 y 9: Naturalezas muertas

Brand New-U; The Pack; Writer's Retreat; High-Rise; Into the Forest; Baahubali; Evolution

CHEMA PAMUNDI

Los dos días finales de festival, como viene sucediendo en los últimos años, suponen ya una fase de declive en la que no consigo ver demasiado cine, y el que veo apenas resulta digno de mención. Por lo tanto, si ustedes me lo permiten liquidaré ambas fechas con una única crónica, compuesta a base de reseñas algo más express de lo normal. Tranquilos, salvo por High-Rise, a la que dedicaré unos palabros de más, no se están perdiendo nada...

 

BRAND NEW-U (Simon Plummell. G.B., 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

Brand New-U es una cinta de ciencia-ficción distópica que parte de una premisa intrigante, en parte porque no tiene demasiado sentido y a uno le entra curiosidad por saber cómo habrán hecho para desarrollarla con interés. El asunto es que en un futuro muy cercano existe una corporación que se encarga de buscar por todo el mundo a un clon exacto de ti, que además lleve una vida mejor que la tuya, y una vez localizado le da matarile y te cambia por él. Si como modelo de negocio la cosa ya pinta ruinosa (hacen falta un montón de agentes de la corporación para dejar ligados todos los cabos sueltos y que nadie note el cambio), uno esperaría que al menos Brand New U hiciera algo con dicha idea, que lanzase alguna hipótesis interesante sobre el concepto de identidad. En lugar de eso, la película se pierde en pajilladas metafísicas y en capas de realidad y dobles múltiples en lo que parece una mala digestión de Matrix + Origen deliberadamente lentorra para darse aires de solemnidad. La película no tarda demasiado en hacerse ininteligible, lo cual libera al espectador de cualquier responsabilidad de mantenerse despierto.

 

Festival de Sitges 2015

"Júrame que esto no es un anuncio de colonia pija con nombre en acento hortera"

 

 

THE PACK (Nick Robertson. Australia, 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

La australiana The Pack mejora a la anterior sólo ligeramente. Es más chorra si cabe, pero se digiere con menos tedio. Va de una jauría de perrazos salvajes que asaltan una granja cercana a un bosque para zamparse a la familia que allí habita. Aparte del hecho de que los perros son un bicho que suele dar mal en pantalla para hacer de villano aterrador (para quienes me quieran poner el ejemplo de Cujo, decir que allí lo que daba miedo no era tanto el chucho en sí como la desesperada situación de aislamiento en el coche), los de The Pack hacen gala de una inteligencia, una fuerza y unas tácticas de comando que llevan casi a la risa: se despliegan y atacan de forma coordinada desde todas direcciones, se lanzan como si no hubiera dios contra la ventanilla de una furgoneta en marcha con la “finesse” necesaria para romper el cristal con la cabeza y morder al conductor, y se diría que hasta saben abrir puertas. Si uno de ellos de pronto hiciese crujir los dedos y se pusiera a tocar "Frère Jacques" al piano, creo que a ningún espectador le parecería fuera de lugar. Lo bueno es que, por contraste, casi todos los personajes humanos de la película se comportan como perfectos idiotas. The Pack hace buena aquella tira cómica de Supermaño en la que le decían “Hay perros más enteligentes que sus amos”, y él contestaba “Sí, yo tengo uno de esos”. Pues más o menos lo mismo...

 

Festival de Sitges 2015

"Como más oscura sea la fotografía, menos se notará la cutrez de los efectos"

 

 

WRITERS RETREAT (Diego Rocha. G.B., 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

Seguimos el descenso barranco abajo y sin frenos con Writer's Retreat, que por extraño que pueda parecer a estas alturas de la crónica, es de largo el peor montón de estiércol que servidor ha visto en Sitges 2015. Hay que reconocer que técnicamente está mejor acabada que Ludo o Jeruzalem, pero a diferencia de aquellas hace gala de una suficiencia insufrible, se cree mejor que una simple cinta de género. En esta slasher-movie con coartada intelectual, un grupo de aspirantes a escritor se van a una casa perdida, en una isla irlandesa en medio de la nada, a recibir un cursillo de escritura, cada uno llevando en la mochila sus miedos, complejos, pulsiones, secretos inconfesables o simples ganas de arrimar la cebolleta. Sin embargo no sospechan, ay madre, que entre ellos hay un psicópata que irá apiolando a los demás uno por uno. Rodada sin gracia, sin brío, sin una sola escena chisposa y con toneladas de pedantería (empezando por ese plano aéreo del principio que avanza por la carretera hasta la casa, como si su director pensara que plagiando el arranque de El resplandor de Kubrick se le fuera a pegar algo), Writer's Retreat es simple y llanamente una hora y media de vida tirada al abismo.

 

Festival de Sitges 2015

"No digan que no sujeto el cuchillo como el mismo Jack Nicholson"

 

 

HIGH-RISE (Ben Wheatley. G.B., 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

El último pase del viernes salva los muebles aunque menos de lo deseado. En High-Rise, el casi siempre interesante director Ben Wheatley (el “casi” se debe al ladrillazo que nos soltó hace un par de Sitges con la autoindulgente y aburrida A Field in England), trata de adaptar una de esas novelas teóricamente inadaptables de J. G. Ballard, y sale vivo sólo a medias. La sátira sobre el capitalismo salvaje representado por un babélico y autárquico edificio de apartamentos (tiene tiendas, gimnasios y de todo; podrías vivir allí sin tener que salir nunca a la calle) donde sus inquilinos viven estratificados según su nivel económico, funciona mejor durante su primer tramo, en el que simplemente describe dicha realidad tirando de ironía, que en su segunda parte en la que el edificio entero se entrega a una caótica orgía buñuelesca y todo orden social desaparece. La película es ajustadamente oscura, tiene buenas interpretaciones de Tom Hiddleston, Jeremy Irons, Sienna Miller, Luke Evans, Elisabeth Moss o James Purefoy, y su puesta en escena retro hubiera encantado al Jaques Tati de Mon oncle. Pero también resulta un pelo redundante, escasamente sutil, menos astuta de lo que pretende y... joder, demasiado larga. Eso sí, reconozco que el tema SOS de Abba tocado en plan música de cámara durante una de las pijísimas fiestas que celebran los ricos del edificio es un golpe de efecto tronchante.

 

Festival de Sitges 2015

"Como yo soy Loki vivo en la planta más alta"

 

 

INTO THE FOREST (Patrizia Rozema. Canadá, 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

El sábado me pongo en marcha con Into The Forest (Patrizia Rozema. Canadá. 2015), drama survival para toda la familia, que aburre y pone de los nervios (en plan mal) a partes iguales. Dos hermanas, interpretadas por Ellen Page y Evan Rachel Wood, deben sobrevivir en un mundo en el que la energía se ha cortado de la noche a la mañana en todas partes. Por suerte disponen de un casoplón en medio del bosque, tienen gallinas, moras silvestres y leche en polvo, y si surge alguna urgencia más grave Ellen Page sólo necesita consultar brevemente el libro Naturaleza de Vacaciones Santillana (o el equivalente que tengan los yanquis) para aprender a hacer mermelada, atender un parto o cazar un jabalí, desollarlo y convertirlo en chuletones. O sea, el apocalipsis visto como una aventura de Disney Channel. Cuando Into The Forest intenta forzar lo dramático resulta todavía menos creíble, da la sensación de que las dos muchachas toman todo el rato decisiones equivocadas pero que da lo mismo, porque saben que están protagonizando una película familiar y no les va a pasar nada. Into The Forest no interesa ni como ejercicio de sister-bonding ni como cursillo acelerado para entrar en las girl-scouts. Aparte, quizás Ellen Page está empezando a parecerse demasiado a Ellen Page en todos los papeles que interpreta. No lo hace mal, pero tampoco sorprende.

 

Festival de Sitges 2015

"Lástima que seamos hermanas, si no nos haríamos lesbianas"

 

 

BAAHUBALI - THE BEGINNING (S.S. Rajamouli. India, 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

La megaproducción india Baahubali: The Beginning (S.S. Rajamouli. India. 2015) (se supone que el año que viene nos llegará la continuación, Baahubali: The Conclussion) será la última gran película que vea en este festival. Una cinta de aventuras de espadazo y tentetieso de las de toda la vida, pero pasada por el tamiz boollywoodiano. O sea, más larga que un día sin pan y con algún que otro numerito musical (que parece un anuncio de desodorante) metido por medio para remarcar lo que está pasando. Baahubali es exagerada, hortera y ridícula a más no poder, pero también es fenomenalmente divertida, desacomplejada y con varios pasajes de grandísimo cine, incluyendo una concepción de la épica que tiene muy poquito que envidiar a Peter Jackson (de hecho, la batallaza final de Baahubali es bastante más entretenida e inteligible que la murga de El Hobbit). Está protagonizada por uno de esos héroes de una pieza, que de puro bueno parece tonto y que parte de unos orígenes humildes, para acabar como líder “elegido” de su pueblo comandando un ejército del copón para frenar al tirano de turno (o sea, Luke Skywalker, el Rey Arturo y demás, pero esta vez con bigotón y cimitarra).El guión acumula tópicos a cascoporro, aunque la única pega que se le puede poner realmente es que “los malos” de la batalla final aparezcan de la nada cuando antes no se les ha mencionado en toda la película; pero vamos, que si uno está dispuesto a desconectar la parte izquierda del cerebro durante dos horas y asumir que está viendo un cine concebido con un lenguaje visual/narrativo distinto al occidental, Baahubali es crema pura. La gente ha salido del Auditori deseando ver YA la segunda parte.

 

Festival de Sitges 2015

"¡Por la autoridad que me otorga el espíritu de Simbad me declaro heredero de Sandokán!"

 

 

EVOLUTION (Lucile Hadzihalilovic. Francia-España, 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

Y así, nueve días y 44 películas más tarde, cierro mi Sitges 2015 con Evolution (Lucile Hadzihalilovic. Francia-Bélgica-España- 2015), coproducción franco-belga-española dirigida por Lucile Hadzihalilovic (chafardeo: es la esposa de Gaspar Noé). Evolution no es un remake de aquella comedia de Ivan Reitman con idéntico título que parecía una especie de Los Cazafantasmas con extraterrestres (y que tenía un par de chistes graciosos sobre vaselina), pero uno casi desearía que lo fuese. Se trata de un filme tan árido como críptico sobre unas enfermeras que llevan a cabo extraños experimentos genéticos con un grupo de niños, en una isla remota cuya ubicación espacial y temporal nos es desconocida (la película tanto podría tener lugar en el futuro como en otro planeta). Evolution explica esta historia con una frialdad total, sin proporcionar al espectador ningún asidero emocional o lógico, casi forzándole a tomar distancia y observar la acción como si fuera un entomólogo mirando insectos por una lente de aumento. Se intuye por ahí al fondo un mensaje sobre nuestro miedo natural al cambio, y la imaginería visual mezcla algunos momentos de aséptica belleza con otros de malsano body horror(vamos, la típica película de la que mi madre diría “Nene, esto que estás viendo es malo pa la cabeza”). En cualquier caso, a mí ya se me ha agotado por completo la barra de energía. ¿Insert another coin? No, gracias. Me paso la proyección bostezando y mirando el reloj, contando los minutos para que el festival se acabe de una puñetera vez y me pueda ir a jalarme una hamburguesa (mi primera cena caliente y sentado en toda la semana) y luego la fiesta de clausura que montan los voluntarios del Festival. Sinceramente, lo que les pase a los zagalicos de Evolution me la trae al pairo.

 

Festival de Sitges 2015

"La próxima vez vamos a una isla con turismo de garrafón, a ver si así ligamos"

 

 

 

SITGES 2015

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies