Categorías

LA PIEL FRÍA crítica: Amor mutante

Adaptación de La piel fría con Aura Garrido como mutante a medio camino de Mística y Jaylah

RAY ZETA

En los tiempos que corren hay filias y desviaciones sexuales de todo tipo, y por eso ya no sorprende que hayan personas que mantengan relaciones sexuales con animales, objetos humanizados u objetos a secas, como es el caso de perros, cabras, cerdos, muñecas hinchables, sex dolls o coches (ya saben, eso de que el tubo de escape no sólo sirve para echar humo). Incluso con cosas más raras, de ahí que si se descubriera una especie de mutantes humanoides anfibios, a nadie le extrañaría que hubiera quien adoptara una hembra como compañera sexual (o un macho como compañero, que tampoco nos vamos a poner quisquillosos ahora).

Ese es uno de los aspectos que analiza la novela “La piel fría”, de Albert Sánchez Piñol, ergo la adaptación cinematográfica realizada por Xavier Gens, esta vez apartado de sus ambientes malsanos, morbosos y violentos, practicados en filmes anteriores como Frontera(s) o The Divide. Porque La piel fría es una peli de aventuras, de época en el siglo XIX y romántica, y para constatarlo sólo hace falta ver a su prota, el actor mayormente televisivo David Oakes, con media melenita a lo príncipe Caspian, hablando con voz en off sobre el amor y las personas amadas, con la misma entonación que si recitara aquello de “volverán las oscuras golondrinas”.

 

La piel fría

"¡¿Cómo tengo que deciros que no pienso decir la frase 'Mi tesoro'?!"

 

Una peli de aventuras que funciona a las mil maravillas como survival, por encontrarse dos únicos personajes en una isla infestada de criaturas mutantes (los anfibios humanoides que apuntaba en el primer párrafo), cuyo hobby es, debido a la falta de locales nocturnos en la zona, salir de noche en manada a zamparse humanos, aún a riesgo de recibir un trabucazo entre las cejas. Como un cruce entre Náufrago y Soy leyenda con Tom Hanks y la pelota Wilson acribillando zombies, aunque la adaptación no sea fiel a la novela al cien por cien (aún así aceptamos pulpo), y el clímax final resulte un tanto atropellado comparado con el resto del metraje.

"La piel fría es una peli de aventuras que funciona pese a no haberse atrevido a llegar tan lejos en la relación de personajes como la novela"

Unos anfibios humanoides mutantes animados digitalmente sólo en sus escenas de grupo, y creados exclusivamente con maquillaje de la Srta. Pepis en las distancias cortas. Y si no que se lo pregunten a Aura Garrido, actriz que da vida a la mutante protagonista a medio camino entre Mística, una Na’vi avatareña y la Jaylah de Star Trek, que para pintar su desnudo cuerpo de azul pitufo y aplicarle las prótesis faciales, debía soportar estoicamente hasta sesiones de ocho horas. Creación de criaturas en las antípodas de las digitalizaciones de El señor de los anillos, King Kong o El planeta de los simios, pues, y aún así con excelentes resultados.

 

La piel fría

"Un saludo desde aquí a mis primas Mística y Jaylah"

 

Hablar del personaje de la mutante nos lleva a hablar de su relación con el protagonista, aspecto este que ha sido transgiversado con respecto al original en pos de un edulcoramiento romántico más comercial y apto para todos los públicos. El sexo entre ambos mostrado en la novela de Sánchez Piñol ha sido substituido en la película por lánguidas miradas, caídas de ojos y baños al atardecer, como si de una versión humano-mutante de El lago azul se tratara. Aquí sólo se chusca a la mutante anfibio el farero, que no por casualidad es el personaje antipático, y encima lo hace a la fuerza para enfatizar el contraste de los sentimientos puros y honestos del prota.

Aún así La piel fría es una peli de aventuras que funciona pese a no ser redonda en su totalidad y no haberse atrevido a llegar tan lejos en la relación de personajes como la novela. Hay una isla, hay dos hombres luchando por su supervivencia, hay monstruitos (bueno, digamos mejor criaturas, que es más políticamente correcto), hay tiros a mansalva, y está bien hecha, lo más sorprendente tratándose de una producción hispano-francesa con criaturitas mutantes que necesitan efectos visuales y maquillaje a mansalva. Que tiemblen Mística, el Gollum, King Kong, César y Jaylah, que con Aneris les ha salido una seria competidora.

 

INFORME VENUSVILLE

Venusentencia: Copas de yate

INF VNV 4

Recomendada por Kuato a: los que siempre quisieron tener sexo con Mística, aunque Aneris no sea una mutante metamórfica.

No recomendada por Kuato a: quien practique el sexo con guantes de látex y mascarilla.

Ego-Tour de luxe por: Aura Garrido como Aneris, la mutante humanoide anfibia, tanto por fuera como por dentro.

Atmósfera turbínea por: no haberse atrevido a sacar un buen polvo entre la criatura y el prota por nenazas.

 

LA PIEL FRÍA. "Cold Skin" (2017). Dirección: Xavier Gens. Guión: Jesús Olmo y Eron Sheean. Reparto: David Oakes, Aura Garrido, Ray Stevenson, John Benfield, Iván González, Ben Temple y Winslow Iwaki. Estreno en Venusville: 20/10/2017.

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies