Categorías

MADRE! crítica: Very stranger things, pero very-very

Surrealista ida de olla de Darren Aronofsky en madre! entre Buñuel y los Hermanos Marx

ROBERT THORNHILL

Cuando uno se sienta en la butaca del cine para ver una peli del imprevisible Darren Aronofsky, ya sabe que 1: hay que tener la mente despierta para ir captando los mensajes crípticos que te va lanzando a través de sus escenas llenas de segundas interpretaciones, y 2: que saldrás con cara de mala folla porque es un cabroncete que sólo busca remover en tus entrañas y hacértelo pasar lo peor posible. Aún no llegando a los niveles de surrealismo de aquel Holy Motors que triunfó en Sitges hace cinco años, madre! (¡ojo!, en minúsculas porque a Darren le da la puta gana) formará parte de esas obras inclasificables de tu videoteca donde tienes esas pelis de culto que nunca has acabado de entender muy bien de Luis Buñuel, David Lynch o Lars Von Trier, pero que confías en que con los años tu mente evolucionará exponencialmente y serás capaz de valorarla en su justa medida (¡sic!).

El guión escrito por el mismo Aronofsky (parece ser que en sólo cinco días) no tiene una línea argumental clara, es una sucesión de escenas sin solución de continuidad en las que se nos quiere transmitir algo. ¿El qué? Pues muchas veces resulta indescifrable y a uno tan sólo le queda el gran consuelo de disfrutar de abrumadoras escenas que crean desconcierto al intentar ubicarlas en una supuesta trama que en realidad no existe ni interesa. Se crea ese mismo ambiente asfixiante que en Cisne Negro y la angustiosa Pi, fe en el caos, en las que veíamos consumirse a esa bailarina obsesionada con "El lago de los cisnes", y a ese matemático al borde del delirio buscando la piedra filosofal de la bolsa, siendo en madre! el imaginario hilo de la historia ese poeta en crisis interpretado por un comedido Javier Bardem que intenta complacer a todos sus fans.

 

Madre!

"Para surrealista, el pelucón que lleva Woody Harrelson en Los juegos del hambre"

 

Como comentábamos de Christopher Nolan en esa visión tan particular de uno de los episodios más célebres de la Segunda Guerra Mundial Dunkerque, ese sambenito de artista y de pseudogenio contemporáneo le permite hacer al director inglés lo que le sale de las pelotas porque la crítica y el público tienden a ser condescendientes con ese ser calificado como superior, y aceptan excentricidades que en otros casos serían vapuleadas. Lo mismo podríamos decir de ese Darren Aranofsky que blasfemó sin piedad de los textos bíblicos para dar una versión de Noé como un legionario de Dios que repartía leña a diestro y siniestro, o hizo un ensayo del existencialismo y del amor infumable con La fuente de la vida de difícil digestión, sólo apta para mentes cegadas por algún alucinógeno que facilitara su ingesta.

"Madre! formará parte de esas obras inclasificables de tu videoteca donde tienes esas pelis de culto de Luis Buñuel, David Lynch o Lars Von Trier"

En madre! nos habla con esa crueldad y dureza que le caracteriza del precio de la fama, de esa sociedad asilvestrada en busca de iconos que idolatrar, de los fanatismos religiosos y de la creación del proceso degenerativo humano en un mundo donde la privacidad no existe … todo bajo el prisma de dos personajes sin nombre como el de Javier Bardem y Jennifer Lawrence, que sirven de hilo conductor del teatro que se convierte una casa de imitación victoriana de la que no pueden salir (en un guiño a esa obra de culto de Luis Buñuel El ángel exterminador) que sirve de escaparate para contemplar cómo se consume una sociedad enferma. Y son esos personajes obsesivos, enfermos, que veíamos en Pi, fe en el caos, Cisne negro o Réquiem por un sueño, los que vuelven a estar presentes en madre!, donde desde el primer al último personaje que aparece por pantalla es carne de psiquiatra. Una vez más, tal como hizo con Natalie Portman en Cisne negro y previamente con Mickey Rourke en El luchador, Aronofsky sabe sacar lo mejor de sí de cada actor llevándole al límite para hacer sentirnos mal al otro lado de la pantalla, creándonos un gusanillo de incomodidad que nos impide abstraernos de lo que está pasando.

 

Madre!

"Para surrealista, las pintas que me puso Ridley Scott en El consejero"

 

Así, demostrando una maestría de la que hacía gala el gran Alfred Hitchcock, Darren Aronofsky nos devuelve a un Javier Bardem que se olvida de sus habituales histrionismos, resultando muy creíble en un papel nada fácil en el que se debe mover entre el bien y el mal con esa flema de egocentrista al que solo le importa su imagen, y nos hace olvidar esa sensación de vergüenza ajena que proyectaba en papeles recientes como los de Caza al asesino o El consejero. Y otro tanto podemos decir de esa Jennifer Lawrence que deja de lado sus Juegos del hambre, sus X-Men, y sus ñoñadas galácticas de Passengers, para meterse en la piel de un personaje sufridor y metafórico de múltiples interpretaciones, que no puede luchar contra una realidad que le pisotea y acaba con todo lo que crea.

madre! es la obra más complicada, obtusa y paranoica que hasta ahora ha creado un director arriesgado como Darren Aronofsky al que le gusta provocar, crear polémica, que salgamos del cine comentando la película, que veamos escenas que recordemos durante años (aquí hay una sangrienta escena caníbal que sobrepasa con creces la lobotomía de Pi, fe en el caos), ¡y qué diablos!, que hablemos con los colegas durante años tal como hacemos con Holy Motors u Origen, que en el fondo es de lo que vive el ego de un enfermo del cine como Darren, cuyas extravagantes creaciones aspiran a ser únicas y eternas.

 

INFORME VENUSVILLE

Venusentencia: Copas de yate

INF VNV 4

Recomendada por Kuato a: es@s que glorifican a Nicolas Winding Refn o David Lynch, aunque no acaben de entender sus películas, y a esas almas inquietas deseosas de nuevas experiencias sensoriales.

No recomendada por Kuato a: aquellos que se perdían con Twin Peaks y aún no se han enterado de quién mató a Laura Palmer.

Ego-Tour de luxe por: esa Michelle Pfeiffer que vuelve por sus fueros como una ninfómana compulsiva. Se come a Ed Harris y a Jennifer Lawrence demostrando que aún tiene cuerda para rato.

Atmósfera turbínea por: esa desagradable sensación que siempre provocan las películas de Aronofsky de que se te escapa algo y de que eres tonto a las siete, porque no has entendido ni la mitad de lo que supuestamente ha querido explicar.

 

MADRE! “mother!” (2017). Dirección guión: Darren Aronofsky. Reparto: Javier Bardem, Jennifer Lawrence, Ed Harris, Michelle Pfeiffer, Brian Gleeson y Kristen Wiig. Estreno en Venusville: 29/09/2017.

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies