Categorías

INSIDIOUS: LA ULTIMA LLAVE crítica: Pues ojalá sea la última…

Cuarto episodio de Insidious y secuela de la precuela con Elise Rainier prota de nuevo

BETO

Ayyyyy, cómo les gusta a los estudios estrujar hasta límites insospechados las franquicias de películas de terror. Títulos que se iniciaron con notables éxitos y que acaban derivando en films sin ninguna personalidad y con menos interés que el que despiertan los trabajos actuales de Steven Seagal. Saw, Destino final, Jeepers Creepers, Scream… Sagas emblemáticas que perecen casi siempre con el mismo resultado. En esta ocasión le toca el turno a Insidious, que en el 2010 y bajo el binomio James Wan/Leigh Whannell nos sorprendió a todos gracias a una estética algo retro y a una capacidad de mantenerte inquieto durante toda la película.

Tras la segunda entrega, que no estuvo al nivel de la primera pero que repitió con cierto éxito la fórmula de su antecesora, Whannell, ya erigido en director y guionista al mismo tiempo, presentó una tercera parte a modo de precuela que tenía como enlace de sus antecesoras a la vidente Elise (Lyn Shaye) pero en un caso diferente al de las dos primeras entregas. En Insidious: La última llave retrocederemos hasta la infancia de Elise, que será la protagonista absoluta de la cinta. No deja de ser chocante, y hasta cierto punto cómico que Lyn Shaye aparezca en las dos últimas entregas cuando fue liquidada por un espíritu en la segunda parte. Vamos, que los chicos de Blumhouse se agarran al clavo ardiendo del personaje de la vidente para alargar la saga más de lo necesario.

 

Insidious: la última llave: terror

"Invocamos al Dath Maul de la primera parte, a ver si así se anima la peli"

 

En esta ocasión Whannell ha dejado la dirección, cosa que agradecemos, ya que no posee la intensidad visual de Wan, aunque para dejarlo en manos de Adam Robitel, conocido por The taking of Deborah Logan, no hacía falta realizar este traspaso. A pesar del buen trabajo de Lyn Shaye, su historia pasada y presente (bueno, previa a su matarile en Insidious 2, obviamente) es bastante plana. Infancia viendo espíritus a cascoporro, un padre chungo, un espíritu muy malote... vamos, nada nuevo bajo el sol. Presente calcadito al de sus otros trabajos, siempre acompañada por el par de frikis que en Insidious tenían cierta gracia (Angus Sampson y el mismo Leigh Whannell), pero que cuanto más protagonismo tienen más harto acabas de ellos. Las escenas de flirteo con las sobrinas de Elise producen vergüenza ajena.

"Insidious: La última llave consigue es una historia aburrida, incluso en los momentos de máximo clímax. Ni un susto decente, ni una atmósfera inquietante"

En esta entrega se busca más profundizar en el interior de los personajes, pero lo único que se consigue es una historia aburrida, incluso en los momentos de máximo clímax. Ni un susto decente, ni una atmósfera inquietante. De hecho, uno de los éxitos de Insidious fue la notable recreación de los viajes al más allá, con unos escenarios delirantes y un uso excelente del color. En Insidious: La última llave parece que estas recreaciones estén hechas de mala gana, ya que no consiguen transmitir nada y lo que sucede es digno de un telefilm barato, incluido el espíritu maligno que deambula por el más allá oculto tras una puerta del sótano. Por cierto, por lo recortado que aparece el fantasma en pantalla (ni un primer plano digno) parece que el presupuesto para desarrollo del mismo debió ser un poco justito.

 

Insidious: la última llave: terror

"Nada, aquí sólo aparece el Marshmallow Man de Los Cazafantasmas"

 

Ni siquiera el as en la manga de las aficiones ocultas del padre de Elise (giro argumental, dirían los cultos en la materia) consiguen impresionarnos lo más mínimo. De hecho, diría que quien se sobresalte en la escena en que Elise revisa maletas en el respiradero que da al sótano está a un paso de hacerse caquita con el Brácula de Chiquito de la Calzada. La película está hecha con una linealidad pasmosa, dando lo mismo que veas un fantasma campar por la casa o que veas a un tío comiendo un bocata de mortadela.

Tampoco ayuda el hecho de que resulte confuso el desarrollo de los acontecimientos. No se entiende que tras lo que sucede cuando Elise es pequeña aguante en aquella casa con su padre hasta los 16 años,ni el encuentro forzadísimo con sus sobrinas y hermano pequeño (que parece mucho mayor que ella, por cierto), ni las apariciones espectrales, ya que no guardan ninguna coherencia... Todo da la sensación de que Robitel ha dirigido la película como si fuese un encargo que tuviese prisa por liquidar. Esperemos que al menos sirva para acabar definitivamente con una saga de la que un servidor sólo recordará las entregas buenas, las que dirigió el crack de James Wan.

 

INFORME VENUSVILLE

Venusentencia: Congelada en carbonita

INF VNV 2

Recomendada por Kuato a: los que se ponen cachondos con los cientos películas de casas encantadas cutres que corren por ahí. Más de lo mismo.

No recomendada por Kuato a: los Cazafantasmas. Si viesen los espíritus que corren por ahí se espantarían de lo mal que está el gremio de espectros.

Ego-Tour de luxe por: la escena inicial. Por un momento pensé que la prisión tenía pinta de ser como el sanatorio de Arkham. Sólo fue una impresión...

Atmósfera turbínea por: el numerito de la hipnosis con la pareja de frikis. ¿De verdad es necesario hacer el ridículo así?

 

■ INSIDIOUS: LA ULTIMA LLAVE. "Insidious: The Last Key" (E.U.A., 2018). Director: Adam Robitel. Guión: Leigh Whannell. Reparto: Lin Shake, Spencer Locke, Javier Botet, Josh Stewart, Kirk Acevedo, Bruce Davison, Leigh Whannell y Angus Sampson. Estreno en Venusville: 05/01/2018.

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies