Categorías

SITGES 2015 día 6: Reyes y reinas

Green Room; Macbeth; Tangerine; The Survivalist; Ludo; The Devil's Candy

CHEMA PAMUNDI

Otra cosa que no acaba de funcionar como debiera en Sitges: las entrevistas. Para entendernos, la cadena habitual de sucesos es la siguiente: 1) Pides al departamento de prensa del festival una entrevista con tal o cual invitado. 2) El departamento de prensa puede contestarte o no contestarte (¡qué emocionante todo!), se supone que dependiendo de lo saturados que vayan de faena. 3) En caso de que te contesten, te imponen un día y una hora para la entrevista; Ok, quizás no es el momento que mejor te va (posiblemente te chafen el pase de alguna peli que querías cubrir), pero aceptas porque no hay alternativa, y empiezas de inmediato a hacer malabarismos para recomponerte el cuadre (no hay que descartar la posibilidad de que te llamen con muy poco margen para cambiar el horario de la cita, o incluso para anularla). 4) Te garantizan que la cosa va a durar unos diez-quince minutos, pero una vez que te personas allí descubres que hay cola de medios esperando su turno para entrevistar al mismo invitado, y que todo va con retraso, así que pierdes una hora esperando tu turno (a la mierda la película austriaca de fantasmas que querías ver al salir). Y 5) Cuando por fin te toca, caben diversas posibilidades: a) La entrevista va tal y como habías planeado; b) La organización va con prisa así que los quince minutos pactados se convierten en cinco; o c) La organización va con MUCHA prisa, así que lo mismo que el caso anterior pero además te obligan a hacer una “entrevista compartida” junto con varios de los demás medios que estaban esperando. Acabas haciéndole al invitado una cantidad de preguntas oscilante entre una y ninguna. En resumen, otra de esas situaciones en las que Sitges estira más el brazo que la manga intentando equipararse con otros festivales y, sencillamente, no le alcanza.

Vayamos con las pelis de hoy...

 

Festival de Sitges 2015

"No hay más preguntas..."

 

 

GREEN ROOM (Jeremy Saulnier. E.U.A., 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

Me desayuno con Green Room, la esperadísima nueva obra de Jeremy Saulnier, que debutó hace un par de años con Blue Ruin (thrillerazo contundente hasta decir “basta”). Historia ejemplificante del concepto “estar en el lugar equivocado en el momento equivocado”, narra la peripecia de unos jovencísimos músicos de punk rock que, tras actuar en un tugurio de mala muerte que resulta ser un cubil de skinheads nazis, ven algo que no deberían haber visto y son retenidos contra su voluntad (en la habitación verde del título) a la espera de ser apiolados. Green Room comparte con su antecesora el espíritu extremo (tres o cuatro escenas de violencia durísimas) y probablemente la supere en cuanto a calidad de realización, pero Blue Ruin mostraba unas aristas y transmitía una sensación de peligro que aquí se diluyen un tanto. Además, algunos de sus giros argumentales pueden costar de tragar. Con todo, Green Room es un largometraje de suspense excelente, de esos que no hacen prisioneros, con un guión muy bien delineado (resulta genial que utilice a los skinheads como meros antagonistas icónicos, sin intentar explicarlos ni derivar en película con mensaje sobre “el problema neonazi” o algo así) y perfecto en cuanto a ritmo, factura visual e  interpretaciones, destacando especialmente las de Anton Yelchin, Alia Shawkat y por encima de todos un Patrick Stewart que hiela la sangre como líder de los skins: una simple inflexión de voz a la hora de dar órdenes a sus esbirros bastan para erigirlo en el villano de referencia de Sitges 2015.

 

Festival de Sitges 2015

"Lo único bueno de ser calvo es que no hace falta raparse para hacer de skinhead"

 

 

MACBETH (Justin Kurzel. G.B.-Francia-U.S.A., 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

La euforia de Green Room prosigue con Macbeth, seguramente la mejor adaptación posible hoy día de un clasicazo de este nivel al amparo de un estudio de Hollywood. ¿Qué significa eso? Pues que quizás carezca de la capacidad de experimentación visual y dramática que aportaron en su día las versiones de Orson Welles y Kurosawa, pero como traslación canónica de una de las obras de teatro más oscuras de Shakespeare es primorosa en todos los aspectos. Su puesta en escena es ajustadísima (se trata de una versión fiel en cuanto a ambientación, no de una relectura moderna como lo era por ejemplo el Hamlet de Kenneth Branagh), pero sus mejores bazas son sin duda Michael Fassbender y Marion Cotillard, que parecen haber nacido para interpretar algo así. Él aporta al barón Macbeth la mezcla perfecta de poderío físico y tormenta emocional, y ella deslumbra como una Lady Macbeth sutil, tanto al desplegar sus sibilinas armas de mosca cojonera como más tarde, al arrepentirse horrorizada por el pifostio que ha liado (con una mirada vidriosa le basta para transmitirlo todo). No es simplemente que ambos estén soberbios cada uno en lo suyo, sino que sus respectivas interpretaciones se complementan como el fuego y la gasolina. Si a esto le añadimos una espectacular escena inicial de batalla (utilizando la cámara lenta de manera portentosa para incrementar la sensación de salvajismo y sinsentido), y una fotografía que te impacta como un puñetazo (todo el clímax es despampanante), la conclusión está clara: peliculaza.

 

Festival de Sitges 2015

"Quedamos tan bien juntos que repetiremos en Assassin's Creed"

 

 

TANGERINE (Sean Baker. E.U.A., 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

Me zampo el bocadillo de media tarde viendo en el Prado la divertidísima Tangerine. Como esto siga así, va a ser de largo mi día más redondo en Sitges. Tangerine es una screwball comedy en toda regla, con dos particularidades que la distinguen del resto del género: que está rodada usando iPhones y que está protagonizada por Sin-Dee Rella y Alexandra, dos prostitutas transexuales y “mejores amigas” que cruzan el West Hollywood de una punta a otra para cantarle las cuarenta al novio de la primera, que se ha liado con una chica (“¡Una tía con vagina!”, se escandaliza la protagonista). La película es una delicia desde todos los puntos de vista, como comedia alocada encadena escenas hilarantes una detrás de otra (los diálogos semi-improvisados le dan una frescura brutal), y como elogio de la amistad tiene varios momentos que chorrean una ternura que te inflama el pecho. No busca seguir los pasos de Las aventuras de Priscilla Reina del Desierto ni de A Wong Foo, gracias por todo sino establecer su propio discurso, alejado de gran parte de los tópicos propios del cine protagonizado por personajes transgénero. Un ejemplo de indie-movie bien entendida que hubiera merecido un mayor reconocimiento en Sitges del que le va a proporcionar la minoritaria sección Noves Visions Plus. De lo mejor del festival (hostias, qué día llevo...).

 

Festival de Sitges 2015

"No digan que no somos clavaditas a Naomi Campbell y Claudia Schiffer"

 

 

THE SURVIVALIST (Stephen Fingleton. G.B., 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

Seguimos con The Survivalist (Stephen Fingleton. G.B. 2015), drama postapocalíptico minimalista (una crisis que ha acabado con las reservas de energía y de comida, y que se nos explica de manera muy esquemática mediante un gráfico durante los títulos de crédito). Se centra en tres personajes y un bosque, y tiene ecos evidentes de La carretera aunque con un mensaje de desesperanza más negro si cabe (aquí no hay latas de Coca-Cola por las que merezca la pena seguir viviendo). Los seres humanos de The Survivalist no se dejan llevar por la más mínima veleidad, han perdido la capacidad de disfrutar, se dedican simplemente a sobrevivir calculando al milímetro los riesgos y las ganancias de cada acción que emprenden. El protagonista vive como un ermitaño en el interior de un bosque, en un micromundo donde todos sus actos están planificados al dedillo para garantizarle una supervivencia autosuficiente (incluso utiliza su propia orina como fertilizante). De pronto, dos mujeres (una joven y una anciana) se presentan ante la puerta de su casa, pidiendo comida. Negocian y llegan a acuerdos, pero en un mundo como ése la paranoia es el comportamiento estándar. Confiar en el prójimo es sencillamente un lujo que nadie puede permitirse. Confiar es morir. Pero realmente, ¿eso que llevan puede considerarse “vida”? Sin apenas diálogos, sin música en absoluto (la banda sonora de la película son los propios sonidos del bosque, que se añadieron en estudio de manera concienzuda) y con un ritmo quieto que te va calando los huesos, The Survivalist es cine de alto riesgo. La cámara se mueve de manera utilitaria la mayoría del tiempo, y de repente en las escenas de acción se vuelve creativa y vigorosa (durante uno de los momentos más tensos de la cinta hay un travelling cenital que es para hacer la ola). Ciencia-ficción de bajo presupuesto pero de resultados mayúsculos.

 

Festival de Sitges 2015

"Todo lo que tengo por un rollo de papel higiénico"

 

 

LUDO (Qaushiq Mukherjee, Nikon. India, 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

Cuando ya fantaseaba con conseguir “the perfect score” (seis pelis buenas de seis), acabo pisando dos rastrillos seguidos que lo empañan todo un poco. El primero de ellos aún tiene cierto pase: la película india Ludo, esforzado intento por hacer cine de género en un país donde eso no abunda, pero que por desgracia se queda corta en casi todo. Entre lo peor cabe destacar su guirigay de guión (la segunda mitad resulta directamente ininteligible), los efectos de maquillaje de fiesta infantil de Halloween (los dos fantasmones que persiguen a los protas llevan polvos de talco en el pelo y listos) y una premisa argumental chorra no, lo siguiente (sus creadores debieron ver Jumanji y Battleship y pensaron que a ver por qué no iban a poder ellos hacer una peli de terror basada en el parchís...). Aún así le reconozco el carisma típico del cine trash, una valentía visual hasta cierto punto redentora y el potencial para ser disfrutada como comedia involuntaria (mejor si se tienen a mano bebidas alcohólicas o cigarritos de la risa).

 

Festival de Sitges 2015

"No hay nada como la versión india de la Tomatina"

 

 

THE DEVIL'S CANDY (Sean Byrne. E.U.A., 2015)

Trailer, fotos, sinopsis y ficha

Mucho peor me parece The Devil's Candy (Sean Byrne. E.U.A. 2015), decepción mayúscula a cargo de Sean Byrne, director de la estupendísima The Loved Ones (una mezcla de peli generacional de John Hugues y torture porn pasadísimo de vueltas) que arrasó en Sitges hace ya seis años. Parece que a Byrne le ha podido la responsabilidad de tener que medirse contra su propio éxito, e intentando hacer The Devil's Candy lo más original posible le ha salido un mierdón que picotea en los subgéneros de casas encantadas, posesiones diabólicas y psicópatas obsesivos, para acabar quedándose en medio de la nada tanto a nivel narrativo como dramático. El trasfondo de música heavy metal intenta darle una personalidad diferenciada pero acaba pareciendo un postizo en la trama. Lo único interesante es su tratamiento de los sonidos estridentes (los guitarrazos, los gritos...) como terreno que anuncia la inmersión en los dominios de lo terrorífico, pero dicho recurso no sólo no consigue hacer que la película mejore, sino que de hecho la acaba convirtiendo en una murga insufrible. Menuda manera más tonta de perder horas de sueño...

 

Festival de Sitges 2015

"Está visto que el espíritu que me posee a mí es el de Eric Stolz"

 

 

 

SITGES 2015

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies